El camino de Cloud9 a la cima

 El mejor equipo de Norteamérica parece imparable y tiene una cita con la historia en el próximo mundial

Fotografía: Northern Arena

20 segundos. Un error defensivo y un disparo perfecto para esquivar la prórroga. Toca mantener la calma, solo 17 segundos más. El público corea la cuenta atrás mientras se iluminan los segundos restantes en la pantalla. 10, 9. Toca alejar el balón y el peligro. El último segundo se hace eterno. Gale Force intenta mantener en el aire la pelota y con ella sus opciones de alargar el partido. Los milagros existen, pero los errores se pagan caros.

Se paraliza el juego y termina la serie entre caras que reflejan nervios y sorpresa después de una igualadísima final. Ya está, ya ha ganado. The Muffin Men, el único equipo sin una organización detrás en el Major celebrado en la DreamHack de Atlanta entre el 21 y el 23 de julio, saluda aún en trance al recién formado superequipo europeo de Gale Force y se congrega alrededor de la copa. Primera LAN, primera victoria.

Como favoritos del público, los chicos reciben una ovación al levantar el trofeo, aunque sus expresiones delatan que es una ceremonia que no están acostumbrados a celebrar y que ni siquiera esperaban. No encontrarían palabras para describir lo vivido en la entrevista posterior, pero la forma en que Kyle ‘Torment‘ Storer sostiene la copa, casi acunándola, refleja su significado.

De alguna forma, cuando superas las expectativas te conviertes en el blanco al que todos miran en competiciones posteriores, y probablemente ellos eran conscientes de que la victoria en el Major de Atlanta fijaría un antes y un después en su carrera deportiva. Superar a potencias mundiales de la talla de G2 Esports o NRG Esports, que han dominado el panorama norteamericano de Rocket League desde que se estableciera la Rocket League Championship Series (RLCS) a principios de 2016, no está al alcance de muchos.

Pocos días después de DreamHack, The Muffin Men anunciaría su fichaje por Cloud9 y disiparía las dudas sobre su futuro más inmediato. En seguida comenzaron las quinielas para el clasificatorio de la cuarta temporada de RLCS, con C9 como favorito en todas las apuestas no solo para entrar, sino para disputar el trono incontestable que NRG se había forjado con el paso de las temporadas. Probablemente era el mejor equipo del mundo, y la duda principal fue si respondería a las expectativas o si los novatos Mariano ‘SquishyMuffinz‘ Arruda y Jesus ‘Gimmick‘ Parra sabrían soportar la presión en su primera aparición en la mejor competición regional de Rocket League.

A pesar de los focos, llegar a la RLCS no fue fácil. El nombre de Iris quizá no sea muy conocido, pero si se asocia al de Brandon ‘Lachinio‘ Lachin puede que sea diferente. Este canadiense perteneció al mejor equipo del mundo cuando la escena de Rocket League aún estaba naciendo y un tal Cameron ‘Kronovi‘ Bills dominaba con iBUYPOWER Cosmic. Más tarde, obligada por los resultados, esta pareja emblemática se separaría y pondría fin a una etapa marcada por la falta de consistencia tras el primer Mundial.

Lachinio quiso un equipo lejos de la sombra de Kronovi y para ello contó con Torment, que ya adquirió experiencia en la RLCS por ser parte de Vendetta y con SquishyMuffinz, que no tuvo en su momento la oportunidad de medirse frente a la élite. Iris partía con la promesa de poder convertirse en uno de los mejores equipos norteamericanos, muchos dieron por hecha su clasificación a la RLCS, pero nada más lejos de la realidad. “Estábamos muy confiados“, dijo Torment en una entrevista para Red Bull Esports. “Miramos nuestro cuadro y pensamos que seríamos capaces de pasar […], pero no nos preparamos tan bien como hubiéramos debido. No jugamos con todo nuestro potencial, y no salió demasiado bien“.

La frustración de Torment llegó a Twitter en forma de declaraciones que posteriormente eliminaría, pero que dan a entender la dinámica que tenía el equipo los días previos a la cita: “El equipo no quiso entrenar durante toda la semana antes del día más importante en la carrera de cualquier jugador de Rocket League. No sé qué más decir“. “Ni siquiera entrenamos hoy antes de nuestro primer partido. Esto explica mucho [de lo que ha pasado]“, continuó en la red social.

Finalmente, tras el fracaso, Lachinio abandonó el equipo y se alejó momentáneamente del juego, mientras Gimmick entró para cubrir el hueco que el canadiense había dejado. La persistencia es la clave del éxito, y lejos de venirse abajo el trío volvió con energía renovada a dar lo mejor que de sí mismos. Meses de práctica, aparición en torneos menores y la sensación de que, por fin, el equipo empezó a funcionar y obtuvo buenos resultados. Eventualmente abandonaron el nombre de Team Iris para convertirse en The Muffin Men y dejar atrás los malos resultados y las expectativas no alcanzadas.

El clasificatorio a la tercera temporada de la RLCS supuso un antes y un después no solo para el equipo, sino también para que la propia liga abandonara un sistema de clasificación abierta para incorporar una segunda división a partir de la cuarta temporada, la RLRS (Rocket League Rival Series), con un sistema de ascensos y descensos. “Cuando estaban tratando de clasificarse para la tercera temporada de RLCS y cambiaron al nombre de «The Muffin Men», también estaban ante una presión enorme. Tenían la oportunidad de firmar por Team SoloMid si lograban llegar al top 8, pero no estuvieron a la altura. Ellos fueron una de las razones por las que queríamos un formato de ascenso y descenso“, comentó Adam ‘Lawler‘ Thornton, comentarista y analista para la RLCS.

Mientras tanto, los chicos de The Muffin Men siguieron acumulando buenos resultados en diferentes Minors y competiciones de ESL hasta que llegó la prueba de fuego: DreamHack Atlanta, con algunos de los mejores equipos del mundo. ¿Sería suficiente todo el trabajo, todas las horas que le habían dedicado al juego? ¿Volverían a ceder a la presión en el primer evento presencial al que iban a asistir? La respuesta es no. De hecho, mostraron una tranquilidad encima del escenario y dentro del campo de juego quizá poco común para su experiencia. Se convirtieron en los favoritos del público por su estilo de juego tan particular y, por supuesto, por ser los únicos sin el amparo de una organización detrás.

Tan solo perdieron un encuentro frente a Gale Force eSports en la fase de grupos, un conjunto plagado de estrellas sobre el que desde el primer momento planearon etiquetas como la de «mejor equipo del mundo». Un ajustado 2 a 3 en el marcador firmó una derrota que no dio espacio a más concesiones. Los playoffs sirvieron para que The Muffin Men se reafirmara como uno de los principales contendientes ya no solo del torneo, sino de todo lo que viniera después. NRG, G2 y en la final Gale Force fueron las víctimas de los favoritos de la afición que allí se había dado cita. Victoria ajustada en su casa, en suelo norteamericano, y mucha presión quitada de encima.

Las ofertas iban a llegar tarde o temprano, pero esa victoria significó mucho más para cada uno de ellos después de todo el esfuerzo dedicado a ese momento. Cloud9 ya había estado en contacto con el equipo, y la actuación en el Major no pasó desapercibida para nadie. Con una organización del tamaño de Cloud9 viene el peso añadido de la camiseta, y por delante aún estaba la clasificación a la cuarta temporada de RLCS, que prometía cambiar el panorama competitivo por completo.

Pero, ¿qué hace a Cloud9 diferente del resto? “Pocas veces ves en Norteamérica un equipo que realmente utilice sus oportunidades“, afirmó Thornton. “Cloud9 hace un trabajo fantástico utilizando el espacio que tiene en el terreno de juego. Rara vez tira la posesión al otro equipo sin intentar hacer algo antes, la percepción espacial de cada jugador es muy buena y sus dobles intentos (double commit) son mínimos […]. Incluso aunque todos los jugadores no hayan estado en su mejor versión durante la temporada cuatro de RLCS, ha seguido ganando porque el equipo sabe cómo un jugador puede asumir la responsabilidad aunque otro falle“.

Squishy y Gimmick forman, probablemente, la mejor pareja en la actualidad de Norteamérica. Sería injusto dejar sin reconocimiento a Torment, que una vez más ha sabido adaptarse a las necesidades del equipo en cada momento. Squishy y Gimmick son el dúo que más asistencias y más goles mete de toda la liga, y desmonta el tópico de equipos norteamericanos tradicionalmente más verticales e individualistas. La forma en que Clou9 puede jugar en horizontal y busca segundas oportunidades para pasar al compañero, los hacen una amenaza difícil de controlar si el otro equipo es incapaz de jugar rápido para aliviar la presión ofensiva a la que somete Cloud9.

Donde más dominante se ha mostrado el trío norteamericano es en su liga doméstica, porque solo ha perdido ante unos samuráis de G2 que supieron adaptarse hasta encontrar la respuesta y asfixiarlo en su campo de juego. La fase eliminatoria no tuvo mucha historia, porque G2 volvió a mostrar su cara más irregular después de lograr clasificarse por primera vez en dos temporadas para el Mundial que se celebrará en Washington D. C. Ni siquiera NRG, que ha ganado en todas las ediciones de RLCS en las que ha participado, ha sido capaz de arañar un séptimo partido ante este conjunto, y la final contra Ghost tuvo un único nombre propio que vestía de blanco y celeste.

Con la tendencia imparable de los chicos de C9, solo quedaba una pregunta en el aire:  cómo serían capaces de jugar frente a equipos europeos, tradicionalmente las bestias negras de los mejores equipos norteamericanos. Con semanas por delante para la cita clave del mundial, un último Major antes de esas fechas invitó a las mejores organizaciones de cada región como aperitivo de lo que se podrá presenciar el fin de semana del 10 al 12 de noviembre. Gale Force sorprendió para mal tras quedar fuera en semifinales y mostrar su peor cara, y Method vio cómo se evaporaron ante sus ojos las ventajas que había construido para caer por las remontadas de Cloud9 y más tarde NRG al caer en el cuadro de perdedores. PSG eSports, sin embargo, dejó partidos de ida y vuelta y forzó el reset en una final donde C9 tardó en saber jugar contra los franceses y en parte acusó la falta de práctica.

La llegada de los chicos de Torment al Mundial será la oportunidad de cerrar una etapa que comenzó en el mismo momento en que fallaron su primer intento de entrar en la mayor competición de Rocket League que existe. Esta vez sin excusas, sin exceso de confianza, sin concesiones a los rivales. La frialdad que transmiten concentrados en su juego se refleja en el orden dentro del campo. “En el pasado [C9] ha sufrido para volver al partido si estaba por detrás, pero parece que ya ha vencido ese obstáculo”, finalizó Thornton. “[Los chicos] están totalmente centrados sin prácticamente mostrar alguna emoción, y eso da miedo. Existe una razón por la que jugadores como Turbopolsa, a quien considero uno de los mejores jugadores en el mejor equipo del mundo, estén más preocupados por Cloud9 que por cualquier otro talento europeo”.

Podría interesarte

Europa, tierra de debutantes
Destacadas - LoL
shares93 views
Destacadas - LoL
shares93 views

Europa, tierra de debutantes

FrVonLettow - Feb 16, 2018

Con el paso de los años, el debut de los equipos se ha hecho cada vez más complicado ante el…

H2K confirma la titularidad de Shook esta semana
Actualidad - LoL
shares30 views
Actualidad - LoL
shares30 views

H2K confirma la titularidad de Shook esta semana

FrVonLettow - Feb 16, 2018

Se desconoce quién partirá de titular en la calle central en un quinteto necesitado de victorias si quiere salir de…

Dennis acaba con las especulaciones y el mercado de fichajes
Actualidad - CS:GO
shares28 views
Actualidad - CS:GO
shares28 views

Dennis acaba con las especulaciones y el mercado de fichajes

Pablo Olivares - Feb 16, 2018

El jugador sueco dennis ha sido una incógnita durante todo el periodo de fichajes y finalmente su destino es Ninjas in…