Bluey, Chausette45 y Ferra han pasado de ser descartes de equipos a convertirse en una realidad entre los mejores de Europa

Fotografía: J. Ojala | Dreamhack

A veces nos olvidamos de lo rápido que pasa el tiempo, sobre todo en los deportes electrónicos. Las temporadas son muy cortas, la precariedad puede llegar a ser muy alta y entre medias está el trabajo de cada persona, que puede no verse recompensado. También puedes creer que todo llega y que por mucho que el éxito tarde en llamar a la puerta, si el esfuerzo y las horas dedicadas son las adecuadas, merecerá la pena. Nunca sabrás cuándo, pero tendrás esa certeza.

Algo tuvo que empujar a los chicos que hoy forman PSG eSports a seguir remando, porque como para muchos otros de la escena de Rocket League, se sucedieron los equipos, los compañeros, pero siempre faltaba esa chispa para mantener a un grupo unido que creciera a la vez que sus logros. Llama la atención que todos ellos han compartido equipo con jugadores que posteriormente han logrado alcanzar el mayor éxito para cualquier competidor: ganar un mundial.

Dan ‘Bluey‘ Bluett coincidió de manera consecutiva con Courant ‘Kaydop‘ Alexandre en Gentlemen y David ‘Deevo‘ Morrow en Savage! antes de que ambos acabaran en Gale Force eSports varios meses después. Algo parecido le ocurrió a Thibault ‘Chausette45‘ Grzesiak, que estuvo presente en la primera etapa de Gale Force antes de que decidieran reemplazarlo para formar la superpotencia europea que es ahora. Ambos cuentan con tan solo 16 años, varios menos que el capitán de PSG, Victor ‘Ferra‘ Francal. El segundo francés del equipo y también capitán formó The Leftovers antes de que aquellos que hoy en día compiten bajo el nombre de Fnatic decidieran que sobraba, nunca mejor dicho.

Así que Ferra volvió a intentarlo. Se rodeó de jugadores que hasta ese momento habían sido descartes de otros equipos y no habían conseguido brillar a la sombra de otros protagonistas. Ya como Frontline, arrasó en el último clasificatorio abierto antes de que la Rocket League Championship Series (RLCS) introdujera su segunda división. Incluso hubo tiempo para la venganza cuando Frontline se cruzó en tercera ronda con The Leftovers, que cayó con un contundente tres a cero y quedó relegado a ocupar durante unos meses más un papel secundario en la Rocket League Rival Series (RLRS). “Qué irónico”, sentenció Ferra en Twitter después del encuentro. “[Esta victoria] tiene un gran significado para mí. Lo hemos conseguido”. En realidad, era solo el principio.

Salto a primera línea

El trío se convirtió en la principal revelación de la cuarta temporada de RLCS con actuaciones impecables ante equipos de probada talla internacional. No es ningún secreto que en la liga europea es más complicado destacar que en la norteamericana porque hay más talento en conjunto y su forma de jugar siempre ha estado más orientada al juego en equipo con pases rápidos en el medio campo para desarmar las defensas. En un escenario donde organizaciones como Team Envy o FlipSid3 Tactics tradicionalmente habían estado a la cabeza, tuvo que luchar por ser capaz de mantener una plaza sin recurrir al torneo de ascenso que la ponía en peligro. En lo más alto, caras conocidas y nombres que serían una constante en torneos venideros: Method, PSG y Gale Force.

Solo había una incógnita: ¿cómo rendiría PSG en eventos presenciales? La falta de experiencia había demostrado no ser un problema con el arranque de la competición en la RLCS, pero las condiciones no son ni mucho menos las mismas. La primera prueba fue el Major de Northern Arena previo al mundial. Altas expectativas, los mejores equipos invitados… Una previa de la gran cita que esperaba en Washington D.C. con tan solo diez días de diferencia. Y fallaron los nervios, una constante que se repetiría en el mundial con errores inexplicables de comunicación en momentos críticos.

Cloud9 consiguió doblegar a los novatos franceses en Northern Arena. G2 Esports hizo lo propio en las semifinales del cuadro de perdedores del mundial. En cierto modo, PSG guarda paralelismos con estos dos equipos. Cloud9 se alzó el verano pasado como la gran esperanza norteamericana, el equipo definitivo para hacer frente al juego europeo rápido y coordinado, pero acabó fallando. G2 tiene una larga lista de decepciones por la inconsistencia generalizada que le apartó de un hueco en los mundiales hasta en dos ocasiones, aunque con un salto de calidad significativo cuando se ven arropados por el público y sienten la adrenalina de la competición.

Posiblemente la eliminación de PSG a manos de G2 en el mundial fuera su punto de inflexión como equipo. Mentalmente no estaban en el encuentro y eso lo sabían los samuráis capitaneados por Cameron ‘Kronovi‘ Bills y Jacob ‘JKnaps Knapman, con diferencia el mejor jugador del equipo. G2 solo necesitó perder la primera partida del mejor de cinco para saber aprovecharse de la vulnerabilidad mental de los novatos. Forzaron y PSG respondió con errores fáciles de aprovechar. Con el público a las espaldas por jugar en suelo amigo y pulsando la misma tecla una y otra vez, solo tenían que seguir forzando errores que PSG era incapaz de corregir. Una y otra vez, en forma de goles.

No nos equivoquemos, en ningún caso la aventura de los de Ferra en el mundial fue un fracaso. Para un equipo con la juventud de los franceses, tan solo era cuestión de tiempo. Del trabajo ya se ocupaban ellos, porque crecer es una carrera de fondo. El Major de la ELEAGUE que cerró 2017 sirvió de transición. Igual que G2 aprovechó la inercia para derrotar a un Gale Force que parecía imparable, PSG finalizó su año siendo incapaz de cerrar una ventaja de 2 a 0 frente a Mock-It eSports en lo que hubiera supuesto su pase a semifinales.

Seguir remando

Año nuevo, expectativas nuevas. Demasiadas novedades, quizá. Muchos movimientos, equipos en pruebas, falta de entrenamiento… Sin duda durante el fin de semana que duró la DreamHack Leipzig los ojos estaban puestos en el rendimiento de los nuevos fichajes, pero también en la lista de favoritos entre los que habían permanecido intactos. Gale Force, G2, Method, Fnatic y por supuesto PSG, que sería el único sin conocer la derrota.

Más allá de la facilidad con la que los chicos entraron en playoffs, dos detalles: la capacidad que tuvieron para darle la vuelta a su encuentro en cuartos de final contra un FlipSid3 Tactics que sorprendió con todo lo que tenía y la final frente a G2 donde remontaron un 2 a 3 en contra. La actitud y tranquilidad que transmitieron sobre el escenario no estaba hace tan solo unos meses. El PSG del mundial no habría ganado ninguna de las dos series.

Cuartos de final. FlipSid3 Tactics, espoleado por Francesco ‘kuxir97‘ Cinquemani, tiene la oportunidad de meterse en semifinales si cierra el mejor de cinco en el que se han situado 2 a 0 ante un PSG que no encuentra la respuesta. Pausa antes del tercer mapa y se puede ver la imagen de Ferra, que habitualmente tira de galones y de turno de palabra en los intermedios para ordenar a sus compañeros. Bluey se une a la conversación. Se le ve frustrado, no está siendo capaz de moverse con libertad a lo largo del campo para crear ocasiones. Si él no funciona, el equipo se queda sin ideas.

La reacción no es inmediata. FlipSid3 se adelanta y, de nuevo, Bluey niega mientras Ferra se centra en mantener a su mejor jugador en la partida. Chausette, a su izquierda, no levanta la vista de la pantalla. Casi se podría decir que PSG funciona como lo haría el cerebro humano: a la derecha, el componente emocional; a la izquierda, el control y la lógica. Aún cuatro minutos por delante para equilibrar ambas.

Entonces llega la reacción. Poco a poco retoman la confianza y el control del medio campo. No podía ser otro que Ferra quien anotara el gol decisivo en la prórroga. Bluey aún no había llegado al encuentro, tras fallar rechaces en apariencia fáciles. Había que seguir, no quedaba otra. Y por fin, Bluey apareció. Como si hubiera oído a los comentaristas, que le echaron en cara pecar de querer estar en todos lados, con resultado contraproducente. “Confía en tu identidad como equipo y quizá puedas volver al encuentro frente a FlipSid3 Tactics”. Esas fueron las palabras de Callum “Shogun” Keir, casi proféticas para el devenir del torneo. Poco después Chausette se echó el equipo a la espalda con dos goles consecutivos para igualar la cuarta partida y Bluey por fin logró conectar y hacer de asistente para sus compañeros.

En cuanto encajó el engranaje que faltaba entre las tres piezas del equipo, PSG estuvo a la altura de cualquier reto. Casi nadie apostó por ellos en la final frente a G2, donde JKnaps llegó como el jugador más en forma del torneo después de realizar jugadas inverosímiles a lo largo de los tres días de evento. Qué mejor manera de saborear la victoria que con un gol fabricado en equipo tras un despeje de Bluey que continuó Chausette para darle el pase final a Ferra y cerrar la consecución del título. Madurar también es eso, encontrar formas de volver y no perderse por el camino, de aguantar, de mantenerse en el momento y de confiar en quien tienes a tu lado.

 

Podría interesarte

Europa, tierra de debutantes
Destacadas - LoL
shares93 views
Destacadas - LoL
shares93 views

Europa, tierra de debutantes

FrVonLettow - Feb 16, 2018

Con el paso de los años, el debut de los equipos se ha hecho cada vez más complicado ante el…

H2K confirma la titularidad de Shook esta semana
Actualidad - LoL
shares30 views
Actualidad - LoL
shares30 views

H2K confirma la titularidad de Shook esta semana

FrVonLettow - Feb 16, 2018

Se desconoce quién partirá de titular en la calle central en un quinteto necesitado de victorias si quiere salir de…

Dennis acaba con las especulaciones y el mercado de fichajes
Actualidad - CS:GO
shares28 views
Actualidad - CS:GO
shares28 views

Dennis acaba con las especulaciones y el mercado de fichajes

Pablo Olivares - Feb 16, 2018

El jugador sueco dennis ha sido una incógnita durante todo el periodo de fichajes y finalmente su destino es Ninjas in…